Marketing de influencia en tiempos de coronavirus

4 semanas edad

La cuarentena sanitaria, decretada para combatir el contagio por COVID-19, ha confirmado el afianzamiento de las redes sociales como canales de información y comunicación entre los usuarios; y el marketing de influencia, por ende, como estrategia preferente en la viralización de contenidos. La figura del influencer de redes sociales sí que está reflejando cambios propios de este excepcional tiempo en el que permanecemos inmersos.

Los rasgos de la influencia en tiempos excepcionales

Las claves fundamentales que revelan las novedades que los protagonistas del marketing de influencia han introducido en los contenidos de sus perfiles sociales se manifiestan en las temáticas y en los valores principales que pretenden transmitir con ellos.

En cuanto a los temas, cuando antes se abundaba en posados y demostraciones con productos de marcas de moda o en instantáneas relacionadas con eventos, ahora se incide en las actividades de ocio (recetas, manualidades, sesiones de meditación y entrenamiento doméstico) que mejor nos ayuden a sobrellevar el confinamiento.

El giro temático está directamente relacionado también con los valores que pretenden transmitir:

  • Empatía y sensibilidad: Más allá de la indiferencia, de mantenerse al margen de los delicados momentos por los que la sociedad transita en nuestros días, la mayoría de los influencers se han involucrado en generar conciencia y transmitir valores que inspiren sus seguidores.
  • Creatividad: De igual manera, por iniciativa propia o como transmisores de otras ajenas, impulsan en la red acciones originales orientadas al entretenimiento y a la dinamización del contacto entre familiares, parejas y amigos.
  • Credibilidad: Este valor, fundamental siempre en la eficacia de su comunicación prescriptora de marcas, adquiere una significación aún más excepcional.

Acciones de marketing de influencia durante la cuarentena

Muchas has sido las iniciativas que, partiendo de la intensa interacción de las redes sociales, intentan paliar diferentes problemas surgidos de  la excepcional situación que estamos viviendo. Algunas de ellas, fueron impulsadas en primera persona por sus figuras más relevantes:

  • La más conocida ha sido la que Dulceida (más de dos millones y medio de seguidores en Instagram) desveló a mediados de marzo: la petición expresa por parte del Ministerio de Sanidad de que contribuyera en la labor de concienciación de los más jóvenes sobre la importancia de permanecer en casa. Lanzó, además, una campaña de crowdfunding para recaudar fondos para la investigación del coronavirus en Vall d’Hebron.
  • La diseñadora e influencer sevillana Rocío Osorno (más de un millón de seguidores en Instagram) paralizó la confección de los trajes de fiesta de su marca para fabricar mascarillas desechables que se donaron a Sanidad.

Y, tras el confinamiento, ¿qué?

Una vez superada la fase más crítica de esta crisis sanitaria, cuando ya se van relajando las medidas de distanciamiento y la actividad comercial comience a normalizarse, las marcas nacionales e internacionales deberán intensificar sus estrategias publicitarias y adecuarlas a las nuevas características del mercado que se avecinan.

Seguirán siendo momentos social y económicamente delicados en los que las marcas deberían aprovechar la oportunidad de conectar con los usuariosmediante iniciativas de colaboración activa en las que, ayudando  a personas e instituciones, cosechen indirectamente el interés y la preferencia de los productos y servicios que ofrecen.

Como siempre, las figuras más relevantes del marketing de influencia, con un número de seguidores mayor incluso que las firmas con las que trabajan, contribuirán a mantener el impacto publicitario que generan en sus audiencias si continúan en la misma línea solidaria y colaborativa que han inaugurado en esta cuarentena.

Influencers