Leo Harlem

Leo Harlem: “He pasado el confinamiento solo en casa, como Macaulay Culkin”

3 semanas edad

Su cara y su nombre son conocidos por todos desde hace años. Su humor tabernario, de barrio, rápido y cotidiano enseguida cautivó al gran público. Principalmente a través de sus monólogos, aunque poco a poco ha ido trabajando en todos los formatos que la comedia da de sí: comentarista en radio, prensa escrita, actos publicitarios y corporativos y, finalmente, el salto el cine. Superagente Makey supone su segunda película como protagonista, se estrenó el pasado viernes 17 de julio. 

 

Tal y como admite el propio Leo Harlem (Matarrosa del Sil, León, 1962), el humor le viene desde pequeño: “Siempre he tenido cierta chispa. He sido ingenioso, la familia se reía mucho conmigo y en el colegio más, con los compañeros, los equipos de fútbol…”. El nombre artístico lo adoptó del bar de Valladolid donde trabajaba hasta que sus amigos le animaron a grabar un vídeo y enviarlo a El Club de la Comedia. “Lo fui dejando y se nos echó el tiempo encima. Lo grabamos a las 7 de la mañana, veníamos de chufla después de toda la noche… “Oye, que hoy es el último día”. “Pues hay que grabarlo ahora”. Tuvimos que preparar una gordísima para mandarlo”. Aquel fue un punto de inflexión en su vida: “Llegué a la final del concurso, éramos cinco finalistas, y a partir de ahí me empezaron a llamar para hacer actuaciones en circuitos de pubs, locales y tal. Dejé el bar concretamente el 1 de marzo de 2003.

Probé a ver qué tal, me empezó a ir bien, cada vez más y mejor, y desde aquella fecha me dedico profesionalmente al humor”. A partir de ahí comenzaron los trabajos televisivos: “Hacía muchos eventos corporativos y cosas de estas, pero luego me llamaron para La hora de José Mota en La 1, grabamos el sketch ‘Alarma social’ que funcionó muy bien; y de ahí me llamaron para El club del chiste de Antena 3, Sé lo que hicisteis el último verano…”. También en radio como comentarista deportivo: “Estuve en el programa de Javier Ares, en Onda Cero, también con Juan Ramón Lucas, y actualmente estoy con Carlos Alsina. También estuve en Radio Nacional…”.

Lo que más le cambió la fama fue “el trabajo y el estilo de vida, porque es distinto. Yo antes no me movía de Valladolid, y ahora estoy viajando constantemente. Y son trabajos que tienen una repercusión social importante. La gente te conoce, te pone cara, te ha visto, y cambia mucho eso. Pero vamos, yo estoy muy contento, me ha cambiado para bien todo. Solo puedo decir cosas buenas, porque la gente además me trata con mucho cariño, soy una persona afortunada en ese sentido”.

Sus pinitos en el cine arrancaron en Torrente 5, con un cameo que le pidió “Santiago Segura. Pero lo primero un poquito serio fue Villaviciosa de al lado, de Nacho G. Velilla, pueblo que toca la lotería en el puticlub y yo hacía de alcalde. Después El mejor verano de mi vida… En los últimos años he hecho cuatro o cinco pelis”. También Hasta que la boda nos separe, con una “colaboración pequeñita, el personaje del cura”.

Así llegamos a la película que estrena ahora, Superagente Makey: “Va de un policía que es muy puntilloso, muy perfeccionista y muy serio. Por su seriedad comete un error gordo y tiene que solicitar cambio de destino porque, si no, le despiden. Aprovecha para intentar aproximarse a su hija, que como se divorció pues tenía mala relación. A partir de ahí empiezan a surgir situaciones y se rodea de ayudantes como Jordi Sánchez, que imagínate lo que te puede ayudar”.

Leo Harlem, protagonista de ‘Superagente Makey’

 

Su personaje está inspirado en los superpolicías de los ochenta de Superdetective en Hollywood o Arma Letal: “Es un tío al que le gustan esas películas. A su hija le regalaba esas películas y le dibujaba las carátulas. Películas que son iconos y que hemos visto todos, y en ese sentido es un poco fantasioso. Pero luego es un tío muy normal, un policía de Carabanchel muy majo que se va metiendo en líos”.

Dirige Alfonso Sánchez, con el que ha trabajado “mucho, muy intenso. Hemos sacado planos ‘a punta pala’ con jornadas muy largas. Pero se trabaja bien, es un tío que entiende la comedia porque él trabaja también como cómico”. Fueron siete semanas de rodaje entre Estepona, Tenerife y Madrid: “Una película suele ser una semana o dos más, estaba todo muy concentrado, pero se ha sacado adelante trabajando muchísimo. Con la que hace de mi hija muy bien, con Jordi muy bien, con Silvia Abril también muy bien, con toda la gente que ha intervenido… Lo hemos pasado de maravilla”.

 

>>Puedes leer la entrevista completa en el número 24 de la revista Influencers.

 

 

Por Jesús Casañas

Fotos: Jorge Dellibarda

Influencers