En la China antigua, los hombres creían que los espíritus del cielo se podían ver a la luz de la primera luna llena...