TARJETA SIM, LA PEQUEÑA INFLUENCER CON MAYOR PODER DE COMUNICACIÓN

2 semanas edad

 

Mundialmente conocida en el entorno virtual, de inconmensurable capacidad comunicativa, colaboradora de primeras marcas, gurú transmisora de conocimientos, la tarjeta SIM cumple todos los requisitos para ser considerada sin lugar a dudas como la influencer de menor tamaño que mayor relevancia ha adquirido en las últimas décadas, superando incluso a la pléyade de niños youtubers o instagramers que acumulan miles y millones de seguidores en sus perfiles sociales.

Esta es su historia…

Los inciertos orígenes

Una tarjeta SIM es básicamente una tarjeta inteligente estándar, similar en sus aspectos fundamentales a las tarjetas de crédito o a las telefónicas. Y tan similares eran las primeras que tenían la misma medida que una tarjeta de crédito.

Con un formato estandarizado, que tenía forma de “chip” electrónico, integró la tecnología GSM de la época para proveer servicios de voz sobre un canal digital. Este recurso propiciaba múltiples funcionalidades dentro del dispositivo móvil, como la posibilidad de brindarle una identificación única al usuario en la red aumentando la seguridad. Las siglas inglesas de donde deriva su nombre (Subscriber Identification Module – Módulo de Identificación de Usuario) recuerdan esta característica.

De la misma manera, adquirió una increíble versatilidad al poder ser utilizada en distintos dispositivos móviles con tan sólo cambiar la tarjeta SIM de un teléfono a otro.

De ‘mini’ a ‘nano’, porque el tamaño sí que importa

La tendencia general a reducir las dimensiones de los dispositivos ha hecho que la tarjeta SIM presente cada vez una forma más compacta. Cada fase de recorte en el tamaño ha supuesto una doble reducción: la de la propia tarjeta y la del dispositivo que la alojaba.

  • El cambio entre una tarjeta completa y una mini SIM se produjo en 1996. Únicamente recortando plástico sobrante, se alcanzó un tamaño de 25 x 15 mm; con idéntico grosor: 0,76 mm.
  • La aparición en el año 2003 de la micro SIM (15 x 12 mm de bastante menos plástico) posibilitó que los móviles dejaran de ser ladrillos sin cables para convertirse en eso, en auténticos dispositivos móviles. El primero, en 2010 y formato tableta, fue el iPad original. Meses después nacería el primer Smartphone, el iPhone 4.
  • Alcanzando los bordes del chip, la última frontera, la conquista del espacio en los dispositivos a base de eliminar plástico puede que haya tocado a su fin cuando en 2012 surgió la nano SIM. Sus escuálidas medidas de 6 x 5 mm y un grosor de 0,67 mm, integradas por vez primera en el iPhone 5, han elevado el listón de la miniaturización a extremos prácticamente imposibles de superar.

¿O, tal vez no?

E-sim, la versión más reducida de tamaño cero

La constante demanda de espacio interior en los dispositivos para aumentar su potencial sin mermar su autonomía nos encamina a la última evolución de la tarjeta SIM: la eSIM.

Una eSIM, SIM virtual o tarjeta virtual integra el chip de esta en el propio hardware del dispositivo móvil. De esta forma, se elimina el soporte físico habitual y se aprovecha el espacio de la ranura de inserción para incluir nuevas funcionalidades.
Pese a que todavía no se ha perfeccionado ni comercializado de manera masiva, a no mucho tardar seremos testigos del inmenso potencial desplegado por el  nuevo formato de nuestra pequeña-diminuta-minúscula-intangible influencer.

Influencers