Ruth Lorenzo: “Mi ídolo es Freddie Mercury”

2 meses edad

Ruth Lorenzo es una de nuestras cantantes más internacionales. Desde muy pequeña, viendo musicales, despertó en ella la fascinación por el mundo del arte. Como si de una película se tratase, a los 10 años, la cantante y compositora, tuvo que trasladarse desde su Murcia natal a Estados Unidos con su familia y es entonces cuando empieza a destacar en los talent shows de medio mundo, rompiendo todas las barreras y desmontando prejuicios para poder ver realizado su sueño en la música.

El próximo 28 de junio estrenas nuevo single: Underworld. Cuéntanos, ¿de qué se trata? ¿Formará parte de un nuevo álbum?

Por ahora es un single. Ahora mismo estoy componiendo para recopilar canciones que no sé en qué formato saldrán, si individuales, singles, en forma de EP o álbum, pero lo que me encanta de esta canción es que va evolucionando el sonido y cada vez se acerca más a lo que me gusta hacer a mí, que es pop-rock. Estoy supercontenta con el resultado final, Underworld significa inframundo y trata de un amor que te lleva más allá del infierno.

¿En qué momento personal te encuentras?

Estoy en un buen momento porque los momentos de cambio y de crecimiento son los mejores, donde más se aprende y más se disfruta. Además, considero que estoy viviendo uno de los mejores momentos de mi carrera por ahora.

Gran parte de tus fans aún corean Dancing in the rain, el tema con el que España quedó en décima posición en la final de Eurovisión de 2014, uno de los mejores puestos en una década. Finalmente ganó Conchita Wurst, con quien compartes una gran amistad. Como experta que eres en el formato, ¿qué hacemos mal en Eurovisión?

No sé si realmente se trata de hacer algo mal o bien. Yo creo que este año se intentó cuidar mucho lo que se hacía y se llevó una buena puesta en escena. Puede ser que la canción estuviese más dirigida a España que a Europa, pero tampoco tiene nada que ver realmente porque hubo canciones que estaban más dirigidas a Europa y también les dieron una puntuación baja, así que no lo sé: ¡Eurovisión es un misterio!


Eres una gran defensora de los derechos LGBTQI+, a pesar de tus creencias religiosas -Ruth es mormona-, ¿es más necesaria ahora que nunca la reivindicación?

Siempre es necesario. Independientemente del momento político en el que estemos, todavía hay gente con una mentalidad bastante retrasada en cuanto a libertades humanas se refiere. Entonces, para mí es una causa en la que siempre hay que mantener el fuego vivo, hay que mantenerla con una voz potente. Algo que me encanta de esta revolución y de las marchas que se hacen con este colectivo es que simplemente derrochan amor, no hay nada de violencia. Es sencillamente gente reclamando poder ser libres a la hora de ser quienes son.

“Como persona, no quiero que se me impongan etiquetas”

Por eso yo también me incluyo, no por mi dirección o mi identidad sexual, sino también como mujer: no quiero que se me pongan etiquetas, ni en mi estilo musical ni en mi estilo de persona. Quiero ser libre y aceptada y que la gente no te ponga en una esquina simplemente por ser el “bicho raro” que canta en inglés o cosas por el estilo. Todos tenemos derechos y yo siempre lucharé a favor de LGTBI también porque tengo sobrinos, un hermano y gente a la que quiero que forman parte de este colectivo.

¿Irás al Orgullo este año?

Acabo de estar en el Orgullo de Viena, que me ha encantado porque he disfrutado mucho de ver la ciudad junto a Conchita -Wurst-. Hemos estado juntos todo el fin de semana y luego iré a Bilbao. Voy a ver si, por agenda, puedo estar en Madrid, que me encantaría, y si no estoy encima del escenario, estaré por ahí dándolo todo igualmente.

¿Qué opinas del empoderamiento de la mujer? ¿Te consideras feminista?

Por supuesto. Me considero feminista porque soy mujer. La mujer que no lo sea es porque todavía no sabe lo que significa ser feminista. Hay bastante gente que todavía no entiende lo que es el movimiento. Por ejemplo, yo soy feminista, pero me encanta llevar zapatos de tacón, y no tiene nada que ver una cosa con la otra. Es necesario defender los derechos de las mujeres cuando yo he tenido una madre cuyo primer esposo era alcohólico y le pegaba, iba a la Guardia Civil y le decían: “Algo habrá hecho, señora”, y de esto no han pasado más de 50 años. España sigue estando dentro de los países que hasta hace bien poco tenían una cultura muy machista, y esto no se quita de un día para otro. Hay que trabajarlo.

“Estoy rodeada de hombres feministas y me encanta”

Creo que es muy importante no recurrir a la violencia ni al extremo, hay que hacerlo siempre desde el amor y la educación porque donde empieza es en tu propia casa. Si tú permites a tu pareja que te hable mal delante de tus hijos, que te desprecie o que te diga que eres tú quien se tiene que encargar de los niños por haber parido, pues entonces les estás enseñando a tus hijos esos restos del machismo que aún quedan. Lo que me encanta ver es que cada vez hay más hombres que son feministas. Yo estoy rodeada de ellos y me encanta.


Has colaborado con grandes músicos como Jeff Beck, Slash o Carlos Santana, ¿con qué otro músico grabarías en el estudio?

Me encantaría volver a trabajar con Jeff Beck porque es una leyenda viva y un lujo de hombre. Hay un montón con los que me gustaría colaborar, por ejemplo, Bunbury, que es uno de mis artistas preferidos, a ver si en un futuro puede ser. -Desde aquí, hacemos un llamamiento a Enrique-.

¿Te sientes identificada con las grandes divas? ¿A quién admiras?

Es difícil porque siempre he admirado a hombres. Mi ídolo es Freddie Mercury, pero mi artista femenino favorito, en estos momentos, es Lady Gaga.

¿Quién es un influencer para ti?

Mi madre. Vosotros no habéis seguido a mi madre en Instagram. Es una influencer muy bestia [risas]. Tiene 76 años y controla de redes sociales que no veas.

¿Qué uso le das a las redes sociales? ¿Les das mucha importancia?

Al ser de los primeros millennials -nació en el 82-, tengo esa necesidad de tecnología, de redes sociales y demás, lo que pasa es que también me gustaba jugar en el parque… Me gusta compartir las cosas que pienso que son importantes de compartir, pero intento vivir mi día yo, no a través de un teléfono, creo que eso es importante.

Has cambiado de discográfica en múltiples ocasiones, llegando a rechazar ofertas millonarias, ¿por qué te guías y cómo afrontas estos retos en tu carrera?

Es complicado porque yo me guío por el corazón, por lo que siento que tengo que hacer, no por lo que pienso que debo hacer. Sentir y querer o saber y tener, son dos cosas totalmente distintas…

…y en lo primero está el éxito, ¿no?

Depende de lo que sea para ti el éxito. Para mí es subir al escenario haciendo lo que siente mi corazón. Yo si hubiese hecho lo que pensaba que tenía que hacer, me estaría cuestionando todo el rato si lo que hice estuvo bien. Parece un puzle, pero yo lo utilizo de una manera binaria: sí o no, blanco o negro, quiero o no quiero, es así de fácil.

¿En qué te inspiras a la hora de hacer música? Por ejemplo, tu último tema Underworld habla de una historia de amor oscura.

Normalmente, me inspiro en sensaciones o en emociones que he tenido yo misma. Me gusta escribir de todo, no solo de amor, de la sociedad, la familia, muchas cosas, pero con esta canción en concreto quería ir a una sensación oscura de amor loco que creo que todos hemos vivido alguna vez.

Además de la música y la televisión, que supuso su gran salto a la fama tras arrasar en The X Factor Reino Unido en 2008, Ruth ha batido récords solidarios en la lucha contra el cáncer, los trastornos alimenticios y la juventud. Hace unas semanas, la opinión pública se incendiaba a raíz de las donaciones que hizo Amancio Ortega también en su compromiso para combatir esta enfermedad, ¿qué opinas de esta polémica y qué otros proyectos llevas a cabo en la actualidad?

Sobre lo de Amancio Ortega no puedo decir nada porque cada uno sabrá lo que tiene que hacer con su dinero. Yo hago un montón de charlas en colegios y pienso que es muy necesario que las personas que tenemos una carrera diferente, como podemos ser los cantantes, pintores, bailarines,… toda la gente dedicada al arte o al deporte, creo que tenemos una obligación social de, a nivel educativo, dar nuestros conocimientos e impulsar a la juventud y a los niños a que sigan sus corazones, a decirles que no importa que sean diferentes, que hagan lo extraordinario y no lo ordinario.

 

Ser fiel al corazón no siempre es fácil, pero es la manera que tiene Ruth de hacer las cosas y, desde luego, sí algo del todo extraordinario. Fieles al amor que derrocha la artista en cada paso que da, de momento y hasta nueva noticia, seguiremos pendientes de su último álbum: Loveaholic, y esperamos poder verla pronto dándolo todo, como ella misma dice, en las fiestas del amor.

 

Por Ana Matías

Fotos: Jordi García

 

Ana Matías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *