Quince años de Facebook, un futuro incierto

2 semanas edad

En los últimos tiempos, el gigante de Mark Zuckerberg se ha visto envuelto en numerosas polémicas que han dañado su reputación. Aunque para algunos ya sea la red social decadente, la compañía sigue obteniendo beneficios y los expertos afirman que aún le queda mucho camino por recorrer.

El pasado 4 de febrero, hizo quince años que Facebook vio la luz, y la compañía celebró el cénit de su adolescencia con un regusto agridulce. Si bien es un imperio empresarial, propietaria de la efervescente red social Instagram y de la aplicación de mensajería WhatsApp, la red que bautizó el imperio vive un proceso de decadencia en cuanto a la reputación y a los usuarios más jóvenes. Con todo, ha cerrado 2018 con un aumento de beneficios: nada más y nada menos que 22.112 millones de dólares, un 39% más que en 2017, y con más usuarios globalmente. Así lo ha informado la compañía este 30 de enero.

Expertos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) analizan el pasado, el presente y el futuro de Facebook coincidiendo con su aniversario. Y no son muy optimistas en cuanto al devenir de la red social tal y como la conocemos hasta hoy. “Facebook es un zombi: todavía anda, a menudo de forma descerebrada, pero está muerta”, asegura de forma contundente Ferrán Lalueza, profesor de comunicación y medios sociales de la UOC.

Un año negro que puede acelerar el fin de la red

Al poco de cumplir catorce años, Facebook tuvo que enfrentarse al momento más duro de su historia. En marzo de 2018 se hacía público que se habían filtrado datos de 50 millones de perfiles de usuarios de la red social a la consultora Cambridge Analytica, que podría haberlos aprovechado para propiciar la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016. A pesar de que el propietario y fundador de la compañía, Mark Zuckerberg, acabó dando explicaciones y compareció en el Congreso, aquel escándalo, sumado a un ciberataque confirmado en septiembre o a las distintas informaciones sobre el uso de la plataforma para difundir noticias falsas, ha ido minando la confianza en Facebook.

Silvia Martínez Martínez, profesora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC y directora del máster universitario de Social Media: Gestión y Estrategia, subraya que, si bien todo ello ha afectado a la imagen y la reputación de la red, hay más factores que contribuyen a debilitarla: “Modificaciones en su algoritmo han impactado en la visibilidad de contenidos y páginas, hecho que incide en lo que consumen los usuarios y también en las estrategias de comunicación corporativa de las empresas”, explica. “Es la suma de todos estos factores y de otro que no deberíamos menospreciar: el ciclo de las redes sociales es corto”, destaca por su parte Lalueza. Tanto él como Martínez coinciden en que, aunque YouTube y LinkedIn tienen edades parecidas, su carácter más especializado puede favorecer que se mantenga la fidelidad. “Llegar a un nicho de público más concreto o con unos intereses muy delimitados permite estar más atento a sus necesidades, a su evolución, y poder dar respuesta”, dice Martínez.

Los jóvenes, los primeros en marcharse

Según un estudio publicado a mediados del año pasado sobre el uso de las redes sociales por parte de los adolescentes estadounidenses, solo la mitad usan Facebook, que ha quedado desbancada por YouTube, Instagram y Snapchat. “El valor central que estas redes sociales otorgan a la imagen, además de la experimentación que hacen con las nuevas narrativas, como las stories o historias efímeras, parecen acomodarse mejor a las necesidades y preferencias de los jóvenes”, indica Martínez. Quizás por eso Facebook, la red social, ha acabado introduciendo las historias.

Esta tendencia de los jóvenes “es preocupante por dos motivos: primero, porque los adolescentes son los usuarios que tendrían que nutrir el crecimiento de Facebook de forma natural, y segundo, porque son el perfil que marca tendencia y que puede arrastrar a usuarios adultos a emplear una u otra red social”, argumenta Lalueza. El profesor de comunicación y medios sociales de la UOC pronosticaba en 2018 que a Facebook le quedaban tres o cuatro años de vida. Tras los acontecimientos de los últimos meses, reafirma este pronóstico.

Integrar Messenger, Instagram y WhatsApp, nueva estrategia

En los últimos días se ha hecho público, por una información de The New York Times, que Facebook (la compañía) prepara una estrategia para integrar la infraestructura técnica de Instagram, WhatsApp y el chat Messenger de Facebook (la red social). Sin embargo, para Lalueza, “es una fuga hacia adelante y está generando mucha polémica, porque, por ejemplo, podría violar la legislación antimonopolio”.

Además, dice el experto, “esta integración puede provocar que Instagram y WhatsApp, que hasta ahora han salido bastante indemnes de los escándalos, se vean finalmente salpicadas por la mala reputación de Facebook. Probablemente, las dimisiones del año pasado de algunos de los impulsores fundacionales de WhatsApp e Instagram fueron originadas como reacción a esta voluntad integradora que puede contribuir a desdibujar la personalidad diferenciada de cada plataforma”.

Que la reputación de Facebook y su fundador han caído en picado parece indiscutible. Incluso medios de gran prestigio, como The New York Times o The Guardian, se han posicionado en su contra en los últimos tiempos. Ambos expertos coinciden en que su posición hegemónica pone a la empresa en el punto de mira de las críticas, pero también prevén que, como compañía, Facebook tiene mucho camino por delante.

Influencers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *