Pequeños influencers

Su edad se cuenta con los dedos de una mano, pero ya amasan fortunas y prescriben tendencias.

El ecosistema de los influencers no deja a nadie fuera. Aquí no importan el sexo, la nacionalidad o la edad: hay hueco para todos. Por eso, muchos pequeños (o más bien sus padres) están haciendo su agosto gracias a las redes sociales, donde suben vídeos y fotos mostrando la última moda infantil… o simplemente jugando.

Este último es el caso que ha saltado a los periódicos en las últimas semanas, algo a lo que la Navidad sin duda ha contribuido. Un tal “Ryan”, del que no se conocen más detalles salvo su edad (seis años), amasó el año pasado 11 millones de dólares gracias a su canal de YouTube, donde simplemente desenvuelve juguetes y se pone a jugar con ellos mientras comenta sus características. Supera los 10 millones de suscriptores, la mayoría chicos y chicas de edades similares a la suya, una mina de oro para los fabricantes de juguetes, que ya le regalan los productos para que aparezcan en el canal. No obstante, no lo tienen muy difícil para alcanzar esta peculiar audiencia: según el diario The Guardian, un quinto de los 100 canales más vistos en YouTube tienen como temática los juguetes. Esto hace que Ryan no sea, en absoluto, el único que amasa fortunas con este tipo de vídeos. Un veterano es EvanTubeHD, ahora de once años, quien en 2014 facturó un millón de dólares. Todavía no había explotado el fenómeno de los influencers.

Pero no todo van a ser juegos. La moda, como sabemos, es uno de los sectores con mayor tirón en redes sociales. Es un reflejo del peso que tiene el sector en la economía. Para hacernos una idea, las marcas españolas de moda infantil movieron en España más de 1.200 millones de euros en 2016, según la Asociación Española de Productos para la Infancia (Asepri). No es de extrañar que Instagram esté repleta de perfiles de niños y niñas modelos. Los hay que llevan la fama en la sangre, como Kaia Gerber, la hija de Cindy Crawford, de 16 años, que roza los 3 millones de seguidores y ya desfila para las grandes casas. Pero también están los que han “nacido” directamente en estas plataformas. Un ejemplo son Ever y Ava, dos niñas de apenas cuatro años que superan el millón de seguidores en Instagram, donde posan con modelos de las principales marcas del sector, pero sin dejar a un lado la inocencia.

bts w/ @omega @therealpeterlindbergh

Una publicación compartida de Kaia (@kaiagerber) el

Otros ejemplos son un híbrido, como el de Kristina Pimenova. Esta rusa, que ahora tiene 11 años, saltó a la palestra hace algunos años al ser considerada “la niña más guapa del mundo”. Lleva desde los 3 años haciendo campañas para grandes marcas, pero también arrasa en redes sociales. En su cuenta de Instagram, por ejemplo, supera los dos millones de seguidores. Aunque tiene una seria competencia, ya que las redes sociales no dejan de alumbrar nuevos perfiles. Es el caso de la canadiense Elizabeth Hiley, de quien destacan su parecido con Pimenova. Aún está a años luz de las más famosas (supera por poco los 23.000 seguidores), pero su caso demuestra hasta qué punto es relativamente sencillo hacerse un hueco.

Weekend is approaching 😁🙌🏻

Una publicación compartida de Kristina Pimenova (@kristinapimenova2005) el

Los niños, eso sí, crecen. Es el caso de Thylane Blondeau, quien causó polémica en 2014 por las fotos de una campaña en las que aparecía maquillada como una adulta. Ahora, a sus 15 años, roza los dos millones de seguidores en Instagram y muestra un estilo bastante más adulto. Esa misma edad tiene la australiana Talia Papantoniou, quien supera los 20.000 seguidores y aparece en campañas de grandes cadenas. Es el ejemplo de las sinergias que se crean entre el mundo real y el digital. Un ejemplo masculino es Cameron Dallas, quien se hizo famoso por sus vídeos en la extinta Vine y ahora se ha reconvertido en modelo. Está cerca de conseguir 21 millones de seguidores en Instagram, aunque tiene 23 años (pero su fama viene de lejos).

🌴🇦🇺🍉☀️ @elevenaustralia

Una publicación compartida de 🌸T A L I A🌸 (@talia.papantoniou) el

De cada tema podríamos listar a decenas de pequeños influencers. Pero para no eternizarnos vamos a centrarnos en dos más. Uno de ellos es la comida. Aunque MasterChef Junior haya metido entre fogones a los más pequeños, las redes sociales han ido por otro camino: puntuar chuches. Es lo que hacen las hermanas Jill y Adelaide, de diez y ocho años, quienes prueban y puntúan chucherías. Superan el millón y medio de suscriptores en YouTube.

Y si hablamos de cocina hay que hacerlo también de un producto que no se come, pero que también se prepara con el mismo cariño y dedicación: el slime. ¿Te acuerdas de la película “Flubber y el profesor chiflado”? Pues eso es, ni más ni menos, el slime: moco. Crear esta sustancia viscosa se ha convertido en un subgénero dentro de las redes sociales. Karina García, de 23 años, factura 200.000 dólares mensuales por enseñar a hacer este producto. Su canal de YouTube supera los seis millones de suscriptores. Cierto es que ya no es ninguna niña, pero el fenómeno triunfa entre los más pequeños, así que basta con buscar “slime” en YouTube para descubrir decenas de canales infantiles que muestran cómo producir esta sustancia. Y, de paso, ellos producen dinero.

 

También te puede interesar

Nacho Dean, en revista Influemcers

Nacho Dean se lanza a la expedición Nemo

Este malagueño (sin acento andaluz) de 38 años ha sido el primer español que ha …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies