Operación Triunfo, cerrado por vacaciones

4 semanas edad

El pasado miércoles 19 de diciembre 2018, tuvo lugar la final de la última edición de Operación Triunfo, la más reñida y la menos vista, en la que Famous se alzó con el primer puesto con un 36 % de los votos. Desde TVE, han confirmado que no habrá OT 2019.

Con 90.000 espectadores menos que su gala 0, OT puso el toque final a la edición menos vista de su historia, con una media de menos de dos millones de espectadores (1.957.000). Hace unas semanas, hablábamos del éxito sin precedentes del formato, con una parte importante de su visionado en medios online. Sin embargo, las cifras generales de audiencia se están haciendo eco del agotamiento del programa.

Las comparaciones son odiosas y la primera edición, que supuso la vuelta renovada del fenómeno OT, quizás demasiado cercana. A continuación, un repaso de todos los escollos que han tenido que sortear.

En primer lugar, una audiencia lineal que no ha llegado a despuntar. La primera gala comenzaba con buen pie (un 20,5 % de cuota de pantalla y 2.321.000 espectadores en su primera emisión). Sin embargo, en las semanas posteriores a la ansiada vuelta, solo tres de sus galas han superado los dos millones de espectadores, mientras que en la anterior edición todas las entregas (salvo la segunda y la cuarta) se quedaron por debajo de esa cifra. En segundo lugar, la actitud de los concursantes, que entraron ya al tanto del alcance mediático que iban a disfrutar, lo que llevó a Noemí Galera -directora de la Academia- a reprenderles por su tono de broma y su falta de naturalidad, lo cual fue clave en la edición de Amaia.

En tercer lugar, los fallos de sonido y de luces, que ya son seña de identidad del programa, han vuelto a empañar un año más el concurso. Además, las polémicas como la del término “mariconez”, el despido repentino de la coach Itziar Castro o la actitud del novio de una de las concursantes, que resultan muy interesantes a nivel de audiencia para un reality, se convirtieron sin embargo en arma arrojadiza de Twitter, eclipsando el talent y alimentando un poco más si cabe el show. En palabras de Tinet Rubira, responsable de Gestmusic: “hemos sido víctimas del clickbait”.

María y su novio, Pablo, protagonista de una de las últimas polémicas más comentadas en redes sociales (RTVE)

Por último, el factor “Eurodrama” ha golpeado también al concurso, ya que OT ha vuelto a repetir como cantera para elegir el próximo representante de España en Eurovisión en un proceso con demasiados fallos organizativos y un público descontento, ya que algunos concursantes acumulaban varios temas mientras que otros se quedaban fuera, presentando además unas canciones con un nivel por debajo de lo esperado.

Desde TVE, ya han confirmado que no habrá OT 2019. A pesar de ello, la edición no ha sido un fracaso. Toni Sevilla, jefe de contenidos de TVE, ha realizado un “balance plenamente satisfactorio” de la edición y ha destacado las cifras de audiencia dentro del target juvenil, en el que el talent ha promediado un 33,2 % de share. Sin embargo, confirma que ha habido un agotamiento del formato. Quizás la solución pase por hacer un concurso bienal, necesitan un descanso.

Influencers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *