Los cíborgs ya están entre nosotros

La ciencia ficción nos ha mostrado muchas veces cómo serían los hombres del futuro. Sin embargo, en el mundo ya existen los llamados cíborgs, un tipo de humano que incorpora a su cuerpo dispositivos cibernéticos para mejorar sus capacidades orgánicas.

El artista londinense Neil Harbisson se convirtió en 2004 en el primer cíborg del mundo reconocido oficialmente por el gobierno de su país en el momento en el que le permitió posar para la foto de su pasaporte con una antena que lleva implantada en su cráneo. Harbisson padece acromatopsia, una patología que le impide percibir otros colores que no sean el blanco, el negro y el gris.

Neil Harbisson y su antena ‘eyeborg’

Gracias al dispositivo conocido como ‘eyeborg’, este cíborg puede ‘oír’ los colores, incluyendo los infrarrojos y ultravioletas. Uno de los cuatro implantes que lleva incorporados le permite conectarse a Internet y recibir información directamente al cráneo o establecer contacto con la Estación Espacial Internacional para percibir los colores del espacio.

Los problemas de visión también llevaron a Rob Spence a idear un dispositivo a medida. El cineasta se disparó en un ojo cuando era niño y su córnea sufrió daños irreparables. El proyecto ‘Eyeborg’ nació en 2007, en el momento en el que decidió utilizar una prótesis con una cámara de vídeo inalámbrica incrustada en la cuenca ocular. En este caso no se puede hablar de un verdadero cíborg porque el ojo protésico no está conectado a su cerebro, pero esta cámara le permite enmarcar y  grabar lo que quiere filmar y enviarlo a un receptor.

Rob Spence y su ojo con cámara

Otro caso sorprendente es el del finlandés Jerry Jalava. El programador perdió parte de su dedo anular en un accidente de moto y ahora lleva implantado un pen drive en su prótesis. Cuando quiere usarlo, deja el dedo en la ranura del ordenador y almacena los archivos que desee.

Desde 2012, la persona que ostenta el título del “hombre más conectado del mundo” es Chris Dancy. El estadounidense se ha implantado once dispositivos en su cuerpo y tiene cientos camuflados en su casa y su vehículo. Estos receptores registran todo lo que hace y miden sus constantes vitales a diario. Dancy asegura que el monitoreo 24/7 le ha permitido dejar de fumar, perder peso y llevar una dieta más saludable.

 

También te puede interesar

¿Por qué hay gente que lleva gafas sin graduar para usar sus dispositivos?

Las pantallas de móviles y ordenadores perjudican a nuestros ojos. Existen soluciones.  Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies