Las finanzas serán del móvil

Aunque el ordenador mantiene el trono, el smartphone gana adeptos para las operaciones bancarias.

la digitalización del sistema bancario y financiero es una realidad desde hace tiempo, y los consumidores la han aceptado de buen grado. Sin embargo, podemos pensar que el rey absoluto en esta revolución es el smartphone, pero los números no dicen lo mismo. Mientras que un 53,9% de los usuarios pagan sus facturas con el ordenador, solo el 29,9% hace lo propio con el móvil. A la hora de realizar transferencias bancarias, el 64,8% utiliza el ordenador y el 39,7% el móvil. Son datos que se desprenden del informe ‘Fintech, innovación al servicio del cliente’ y de la investigación ‘¿Cómo toman sus decisiones de digitalización financiera los españoles?’, presentados en el II Encuentro del Observatorio de la Digitalización Financiera, una iniciativa de Funcas y KPMG. “Las estimaciones parecen indicar un salto en las actividades financieras online”, explica Santiago Carbó, director ejecutivo del Observatorio. “De un uso orientado a cuestiones informativas y de consulta se dará un salto al pago de facturas y realización de transacciones”, añade.

Que el ordenador siga reinando en este entorno tiene cierta lógica si se atiende a la evolución del propio mercado del smartphone: no todos los usuarios disponen de terminales avanzados con capacidades tecnológicas como NFC o sistemas de seguridad como el lector de huella dactilar. Y aunque la renovación del parque de terminales es constante, muchos usuarios todavía recelan de adentrarse en su banco a través del móvil por las implicaciones de ciberseguridad que podría tener, a pesar de que estos sistemas ya son absolutamente fiables. La educación es capital en este asunto, y probablemente llegará gracias al boca-oreja: si el entorno lo utiliza sin problemas, hará que muchos usuarios se decidan a utilizarlo. Así, en 2020 el 54% de los españoles ya pagará sus facturas a través del ordenador y un 64,8% realizará transacciones bancarias. “La digitalización financiera es un proceso de amplio recorrido temporal que continuará provocando cambios en la demanda de servicios financieros”, apunta Carbó.

Que los usuarios tengan su propio ritmo es algo con lo que cuentan las entidades bancarias y financieras, y de ellas depende en gran medida que los usuarios adopten estas nuevas realidades. Para ellas, sin embargo, el riesgo reside en la competencia que hacen las fintech, empresas nativas digitales dispuestas a colonizar estos sectores gracias a su funcionamiento ágil y sus infinitas posibilidades. Estas compañías ya están marcando el ritmo en muchos campos del sector, lo que obliga a las empresas tradicionales a responder como pueden, a pesar de que asumen que están obligadas a coexistir. “Este cambio que supone el desembarco de proveedores no bancarios en el sector debe entenderse como un reto competitivo para la industria bancaria a la vez que una oportunidad”, resume Carbó. El ecosistema fintech suma 300 empresas solo en España y ya emplea a más de 3.500 personas, lo que indica que, a pesar de su juventud, ha llegado para quedarse.

Pero las fintech también asumen que sus disruptivas propuestas necesitan madurar en la mente de los usuarios tradicionales, por lo que han abierto vías de colaboración con las entidades tradicionales para que sus modelos de negocio puedan converger con las compañías que actualmente tienen la confianza de los clientes del sector. “Las fintech han ido matizando su vocación de competir con la banca tradicional hacia la búsqueda de alianzas con los bancos, ya que estos cuentan con la confianza, los recursos, la capacidad de inversión y la base de clientes necesarias para prosperar”, explica Francisco Uría, socio responsable de Sector Financiero de KPMG en España.

Aunque en el futuro esta entente podría deshacerse cuando ambos actores hayan conseguido consolidarse (algo que tampoco ocurrirá, dada la constante evolución de la tecnología, que obligará a estas empresas -y a todas- a vivir en un continuo proceso de cambio), las fintech buscarán crecer en los próximos años sin huir de la regulación. De hecho, el 42% de estas compañías considera necesaria una mayor regulación, siempre y cuando esté adecuada al mercado y que se corresponda con los avances tecnológicos. “El objetivo del regulador debe ser mantener el equilibrio y la neutralidad entre las entidades financieras tradicionales y las nuevas startups para promover la innovación, mantener la estabilidad financiera y proteger al cliente en un momento de gran disrupción”, expone Ramón Cañete, socio responsable de Transformación de KPMG España. Queda mucho por hacer por parte de todos los actores involucrados en el futuro de las finanzas.

 

También te puede interesar

Evolución de las ventas el Black Friday y Cyber Monday

El Black Friday se ha convertido por derecho propio en el día de compras más importante …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información ACEPTAR

Aviso de cookies