Las extrañas muertes de los ídolos grunge de los 90

2 meses edad

Dolores O’Riordan, Scott Weiland, Chris Cornell, Chester Bennington, Kurt Cobain… Como si el líder de la denominada Generación X hubiese estipulado el dogma de morir bajo extrañas circunstancias, los cantantes de los grupos más punteros del rock alternativo de los noventa se van sumando a la lista de muertes intrigantes, prematuras y sobrecogedoras.

 

El pasado mes de septiembre, la cadena de televisión irlandesa RTE revelaba que la repentina muerte a principios de año de Dolores O’Riordan fue provocada por a una intoxicación etílica: apareció ahogada en la bañera del hotel de Londres donde se alojaba para unas sesiones de grabación.

Mientras el resto de componentes de The Cranberries se las ingenian para terminar de grabar el disco que Dolores dejó a medias, su caso vuelve a poner sobre la mesa las extrañas circunstancias en las que han muerto los ídolos de la Generación X. Los repasamos a continuación:

 

 

Nirvana: In Bloom 

 

Kurt Cobain

Es mejor quemarse que apagarse lentamente”, comentaría Kurt Cobain al final de su carta de despedida citando a Neil Young. El 5 de abril de 1994, el líder de Nirvana se quitaría la vida pegándose un tiro en la cabeza en su casa de Seattle, donde lo encontrarían tres días más tarde entrando en el denominado Club de los 27.

El sueño cumplido de convertirse en estrella del rock se convirtió en pesadilla con las drogas duras y alimentó las tendencias suicidas que Cobain habría tenido desde su adolescencia, según se relata en el soberbio biopic documental Montage of Heck (2015), supervisado por su propia hija, Frances.

Sin embargo, años atrás otro documental, ¿Quién mató a Kurt Cobain? (1998), alimentaba la conspiranoia sobre los supuestos cabos sueltos en torno a la muerte del cantante y llegaba a señalar que todo habría sido un asesinato encubierto apuntando a su viuda, Courtney Love, como principal sospechosa.

 

Alice in chains: Would? 

 

Layne Staley

El mismo día, 5 de abril, pero ocho años más tarde se despedía de este mundo Layne Staley. El deterioro que la salud del cantante de Alice in Chains arrastraba desde hacía años (delgadez, palidez, pérdida de dientes…) bajo el castigo de la heroína y el crack venía avisando desde hacía tiempo.

Una sobredosis de speedball (bola de heroína y cocaína) sería la gota que colmaba un vaso de apenas 34 años de vida. Su cuerpo, ya descompuesto y de apenas 44 kilos de peso, no fue encontrado hasta dos semanas después.

Su amigo y compañero Jerry Cantrell le dedicó su disco en solitario bajo el explícito título Degradation Trip (Viaje de degradación), que salió en junio del 2002, apenas dos meses más tarde. Alice in Chains ha seguido girando y grabando discos de forma errática bajo diferentes formaciones desde entonces. Mike Starr, el bajista original de la banda, moriría en 2011 víctima de la misma guerra con 44 años.

 

Stone Temple Pilots: Interstate Love Song 

 

Scott Weiland

El vocalista de Stone Temple Pilots y Velvet Revolver, Scott Weiland, apareció muerto en el autobús de la gira que le llevaba junto a su banda en solitario, The Wildabouts, la tarde del 3 de diciembre de 2015, pocas horas antes del concierto programado en el Medina Entertainment Center de Minnesota.

El parte médico oficial, emitido dos semanas después, determinó que Weiland falleció como consecuencia de una sobredosis accidental al mezclar drogas (cocaína y MDA) con alcohol que le provocó un paro cardíaco.

La policía encontró pequeñas cantidades de cocaína en el lugar donde apareció el cadáver, misma sustancia que llevaba encima el guitarrista de la banda, Tommy Black, que fue arrestado por posesión de drogas en quinto grado. Weiland se fue a los 48 años dejando como legado más de una decena de discos de sus diferentes proyectos.

 

Soundgarden: Black hole sun 

 

Chris Cornell (copyright foto: © Chris Cuffaro)

Chris Cornell también se encontraba de gira con la banda que le dio la fama, Soundgarden, en pleno tour de reencuentro. Pocas horas después de finalizar su actuación en Detroit con la versión de Led Zeppelin In my time of dying (En el momento de mi muerte), se ahorcó en la habitación de su hotel. Era el 18 de mayo de 2017.

Meses después, su viuda Vicky (Karayiannis) Cornell no dudó en acusar a su médico de la muerte de su marido, argumentando que el fuerte analgésico que le recetó (benzodiacepina) para sus dolores de hombro le habría provocado una recaída en su adicción a las drogas.

Cornell se fue a los 52 años con la certeza de haber sido el cantante de tres bandas de culto: Temple of the dog, banda efímera que terminaría adquiriendo el estatus de culto con el paso de los años, Soundgarden, con quienes alcanzó el reconocimiento internacional convirtiéndose en uno de los pilares del grunge, y Audioslave, donde se alió con la sección instrumental de Rage Against The Machine.

 

Linkin Park: In the end 

 

Chester Bennington

Pocos meses después, el 20 de julio, Chester Bennington le seguía los pasos a Chris Cornell en su casa de Palos Verdes, California, a la edad de 41 años. Una estrecha amistad unía a los cantantes de Linkin Park y Soundgarden: Bennington fue el padrino de uno de los hijos de Cornell y cantó en su funeral el ‘Hallelujah’ de Leonard Cohen.

Chester se sumió en la misma depresión que asumiblemente habría atormentado a Chris meses atrás, y se quitó la vida el día que su amigo habría cumplido 53 años en similares circunstancias: ahorcándose mientras se encontraba de gira con su grupo.

Fue enterrado el 29 de julio en el South Coast Botanic Garden, donde varios músicos se acercaron a tocar junto a Linkin Park para los amigos cercanos y familiares rindiendo sentido homenaje al artista fallecido, quien prestó su voz a los Stone Temple Pilots tras la salida de Weiland, entre 2013 y 2015.

 

The Cranberries: When you’re gone 

 

Dolores O’Riordan

El 15 de enero de este año, la repentina muerte de Dolores O’Riordan sobrecogía a sus seguidores. Se encontraba en Londres para prestar su voz a una versión que la banda de metal Bad Wolves estaba preparando de ‘Zombie’, el tema que lanzó a la fama a The Cranberries allá por 1994. Tenía 46 años y apareció sin vida en su suite del London Hilton.

Las conclusiones de la investigación no se hicieron públicas hasta el pasado 6 de septiembre, cuando la forense Shirley Radcliffe confirmó que la cantante apareció ahogada en la bañera de su habitación a causa de una intoxicación etílica. Sin nota de despedida ni indicios de violencia, se descarta el suicidio y el asesinato, así que fue un accidente el que nos dejó sin una de las voces más irrepetibles que ha dado el pop rock.

Las canciones que O’Riordan dejó inéditas se terminarán de grabar por los otros tres miembros de The Cranberries para lanzarlas en 2019 bajo el inevitable título de This is the end, tras lo cual el grupo se retirará.

 

 

 

Jesús Casañas

 

 

Jesús Casañas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *