Juan González Herrero

Amar en tiempos de cólera (por Juan González Herrero)

4 semanas edad

Parafraseando al gran García Márquez, cuya obra El amor en los tiempos del cólera sirve de inspiración a estas líneas, “Era inevitable. El olor de las almendras amargas le recordaba el destino de los amores contrariados”.

Es evidente que la pandemia de COVID-19 ha supuesto un impacto repentino y traumático para todo el mundo, al estilo de los amores traicionados, y que, de igual forma que tras un desamor hay que levantarse y continuar, debemos adaptarnos rápido a este nuevo entorno para poder seguir adelante. Con la premura que un estado de alarma decretado ante una situación no esperada permite, muchas familias y empresas han ido implantando medidas en coordinación con las autoridades. Pero ahora toca dar un paso más, siendo fuertes y encarando la realidad. Y la verdad es que si no hubiese sido el COVID-19, habría sido cualquier otro desencadenante de cualquier otro tipo en cualquier otro momento el que hubiese marcado el final de una etapa para dar paso a otra muy nueva y diferente. Habría sido de ilusos pensar que la situación anterior al COVID-19 iba a durar para siempre. La realidad es cambiante y debemos adaptarnos a ella, y no al contrario. Así, el COVID-19 es una forma concreta de materializarse un cambio en la situación. Hubiera podido ser cualquier otra. Y en el futuro sin duda nos esperan más cambios.

Juan Glez. Herrero
Juan González Herrero, presidente de Grupo Brigantina. (c) Fotos de Antonio Quílez

Por tanto, asumir que se abre un escenario nuevo e irreversible es condición indispensable para poder avanzar. Dure lo que dure el estado de alarma, la pandemia y la subsiguiente crisis económica, lo razonable es pensar que ya nada volverá a ser como antes. Según las previsiones moderadas de diferentes organismos económicos, no se alcanzarán en España los niveles de PIB y empleo que se registraron en diciembre de 2019 hasta diciembre de 2024. Es por esto por lo que la situación excepcional que vivimos ha dejado de serlo para convertirse en la nueva cotidianidad. Además de aceptar esta nueva coyuntura, es importante no desgastar valiosas energías lamentándose por lo que pudo haber sido y no fue, y asumir que el temor a la enfermedad o pérdida de seres queridos, por doloroso que esto sea, depende en gran medida del esfuerzo y sacrificio que nosotros estemos dispuestos a realizar. Debemos cumplir con las recomendaciones de las autoridades y confiar en los profesionales médicos. Por fortuna, tenemos una de las mejores sanidades del mundo, incluso habiendo estado al límite de sus capacidades.

 

“La memoria conservará el recuerdo de un país que mostró su cara más ejemplar ante la adversidad, que no olvidará a los que no lograron vencer la enfermedad y que tendrá presente la solidaridad de los que no se acobardaron”

 

Gabo escribió en la magistral obra que inspira estas líneas: “era todavía demasiado joven para saber que la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos y que gracias a ese artificio logramos sobrellevar el pasado”. También será así en estas inesperadas circunstancias para amar en tiempos del coronavirus. Porque incluso ahora, la memoria conservará el recuerdo de un país que mostró su cara más ejemplar ante la adversidad, que no olvidará a los que no lograron vencer la enfermedad y que tendrá presente la solidaridad de los que no se acobardaron, en un futuro lleno de alegrías que vendrá más temprano que tarde.

 

Juan González Herrero
Presidente de Herrero Brigantina

Influencers