José Antonio León Capitán: “Nuestra estrategia de electrificación tiene el sello Made in Spain

1 semana edad

En estos días en que escuchamos tanto la palabra electrificación, es conveniente echar la vista hacia
atrás para comprobar que no se trata de algo tan novedoso, pues en 1941 el Peugeot VLV ya funcionaba con baterías. La tecnología ha avanzado y ahora es el momento, con las fábricas españolas preparadas para ello.

Ha desarrollado su carrera profesional en el Grupo PSA, al que se incorporó en el año 2000 tras realizar los estudios de ingeniería industrial en la Universidad de Sevilla y un Máster MBA en el Instituto Internacional San Telmo, ocupando diversas responsabilidades en las áreas de postventa, marketing y calidad de Peugeot España. En la actualidad se ocupa de las Relaciones Institucionales y la Comunicación en PSA España y Portugal para las marcas Peugeot, Citroën, DS Automobiles y Opel desde la adquisición en 2018, así como las plantas de Vigo, Madrid, Mangualde (Portugal) y Figueruelas. Hablamos con José Antonio León Capitán (Sevilla, 1972) sobre algo que conoce muy bien, la movilidad eléctrica y las energías alternativas, un terreno en el que el grupo PSA lleva tiempo trabajando.

Tras más de tres décadas en las que Groupe PSA ha investigado diversas soluciones eléctricas, parece que ha llegado el momento de su comercialización en serio.

Groupe PSA siempre se ha tomado en serio la electrificación. Nuestras marcas han sido pioneras, con aportaciones como el Peugeot VLV (1941), o las versiones eléctricas de los Peugeot 106 y Citroën AX en los 90. En los últimos años hemos ofrecido soluciones eléctricas tanto en turismos, con el Peugeot iOn y el Citroën C-Zero, como en vehículos comerciales con la anterior generación del Peugeot Partner y el Citroën Berlingo, fabricados en Vigo. Con estos precedentes, llegamos a la situación actual. Ante el reto del cambio climático y los objetivos de emisiones de CO2 cada vez más ambiciosos en la Unión Europea, los fabricantes debían enfocar la producción de vehículo electrificados no como un nicho, sino como una tecnología destinada a tener una importancia cada vez mayor en el mercado. Pero para que los beneficio medioambientales de una innovación tecnológica tengan impacto, debe llegar a la mayor cantidad de clientes posible. Por eso hemos apostado por las plataformas multienergía y la electrificación de nuestras gamas, para que el cliente pueda elegir el modelo que prefiere en función de sus gustos y necesidades. Un proceso que ya es una realidad, con todos los nuevos modelos de nuestras marcas incorporando una versión 100% eléctrica o híbrida enchufable, y que culminará en 2025, con el 100% de las gamas electrificada.

¿La sentencia de muerte que se ha dictado contra el diésel ha pillado por sorpresa a los fabricantes?

La gran sorpresa se produjo en 2015, con el dieselgate. Hasta entonces, el diésel tenía buena imagen y se veía como una solución sostenible, por sus cifras de consumo y emisiones de CO2 menores que las de los motores de gasolina. Sin embargo, este caso puso en jaque a la industria y cuestionó varios de sus fundamentos, empezando por los ciclos de homologación. Pero Groupe PSA estaba preparado para enfrentarse a sus consecuencias, tanto en lo que se refiere a la desconfianza en los fabricantes, como a los cambios en la normativa y el vuelco del mercado hacia la gasolina. Y todo ello siendo un Grupo con una fuerte ‘dieselización’ en sus ventas en Europa. Por un lado, nuestro esfuerzo en I+D no se detuvo pese a la crisis, dando lugar a los motores BlueHDi y el filtro de partículas, que reducen las emisiones de partículas y NOx al límite de lo mensurable. Por otro lado, las mecánicas PureTech mejoraron el balance medioambiental de los motores de gasolina sin impactar en las prestaciones. Respecto a la medición del consumo y las emisiones, Groupe PSA ha defendido activamente la puesta en marcha de ciclos de homologación más ajustados al uso real, como la actual normativa WLTP. Además, ha sido pionero en la publicación de sus datos de emisiones y consumo medidos en condiciones de circulación reales.

Para la industria española es un orgullo que las tres plantas de Groupe PSA puedan fabricar vehículos eléctricos. ¿Estamos ya al nivel de los europeos?

Para Groupe PSA, España es muy importante; y para España, Groupe PSA lo es igualmente. Uno de cada tres coches fabricados en España lo produce Groupe PSA. Gracias a las importantes inversiones realizadas por el Grupo en España, somos el único constructor que ha confirmado la producción de turismos 100% eléctricos en sus tres plantas españolas a partir de este año, con el Opel Corsa-e en Zaragoza, el Peugeot e-2008 en Vigo y un nuevo modelo de Citroën que se desvelará este año, en Madrid. Este protagonismo español no es fruto del azar sino de una fuerte presencia comercial e industrial del Grupo en nuestro país, que ha demostrado una gran competitividad y un alto nivel de cualificación de su mano de obra. A medio plazo, llevarán la etiqueta ‘Made in Spain’ nueve versiones eléctricas de los modelos del Grupo que se fabrican en nuestro país.

Groupe PSA ha sido pionero en el carsharing en España, ¿cómo valoran esta experiencia?

Estamos muy satisfechos con emov by Free2Move, que gestiona flotas 100% eléctricas en Madrid y Lisboa, y es el primer gran carsharing que ofrece furgonetas 100% eléctricas en España. Con los Citroën C-Zero y Berlingo Electric Furgón, cubre las necesidades de movilidad de 265.000 usuarios
y más de 600 cuentas corporativas. Su servicio es muy valorado, como demuestra que el 97% de quienes lo han utilizado lo recomendaría.

 

José Antonio León Capitán nos habla de la estrategia de electrificación de Groupe PSA, de si es posible afrontar esta fase sin ayudas públicas, y nos revela el futuro del vehículo compartido.

>>Podrás leer la entrevista completa en el número de marzo 2020 de la revista Influencers.

 

Por Jose A. Prados

Influencers