Jaime de Jaraiz, para revista Inflencers

JAIME DE JARAIZ: EL PRESIDENTE TECNOECOLÓGICO

2 semanas edad

Su empresa no para de ser noticia. LG ha digitalizado de manera ejemplar el Wanda Metropolitano con más de 1.000 pantallas y un anillo de 360º con múltiples utilidades, el ribbon board, que ha sido clave para el premio internacional al mejor estadio de fútbol, y que sirve, además, de referencia a otros clubs por su innovación tecnológica. Su luminosa sede tiene un gimnasio que es considerado un “templo de valores” con mensajes inspiradores de Vicente del Bosque, Rafa Nadal (patrocinan su academia de tenis) y un pundonoroso equipo de fútbol americano, el LG OLED Black Demons Las Rozas, escritos en las paredes.

En la planta baja, un showroom con exquisiteces tecnológicas como el frigorífico de la gama Signature que se abre con un sensor de pie –por si tienes las manos cargadas de bolsas– y una puerta que se transparenta al tocarla para ver qué falta sin gastar energía cuando vas a la compra… El futuro ya está aquí.

Influencers habla con Jaime de Jaraiz, presidente y CEO de LG Electronics Iberia que presume de ser el único presidente regional no coreano en el mundo. Nos cuenta que se ganó la confianza asiática “con buenos resultados. Llegué hace trece años a la empresa, como director de la gama marrón (televisores), que entonces era la cuarta más pequeña de las cinco divisiones de la compañía. Al tercer año era la primera y fui creciendo a director general, a vicepresidente… Luego fui a Canadá, donde hicimos un buen trabajo, y volví aquí. España es de los países más importantes para LG en el mundo. Hemos sido número uno en Europa mucho tiempo; y, cuando LG quiere mejorar alguna organización a nivel mundial, pone a España como ejemplo de simbiosis entre dos culturas y sus resultados”.

Nos cuenta que la estrategia de crecimiento en LG, es “hacer grandes cambios, poner en marcha toda una maquinaria diferente a la que tenías… y a lo mejor no creces un 30 %, pero sí un 20 %”.

Jaime apuesta por el reto Smart Green: cuyo “compromiso es reducir toneladas de CO2 en la fabricación de nuestros productos sin olvidar que el producto más ecológico es el que no se rompe. No solo debe reducirse el CO2 y gastar menos electricidad, sino que un producto tiene que durar prácticamente toda la vida. Una lavadora nuestra tiene una duración mínima certificada de 22 años”.

¿Estaremos entrando en la era de los productos sin obsolescencia programada?

 

>>Todas las respuestas y la entrevista completa la encontrarás en el número de noviembre 2018 de la revista Influencers.

 

Influencers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *