Iker Jiménez en revista Influencers

Iker Jiménez: “La música cambia nuestra conciencia”

2 meses edad

Tuvo clara su vocación desde los 10 años. A los 14 jugaba a hacer un Cuarto Milenio casero y sabía que iba a ser un periodista de “lo otro”. Va a ejercer de guía excepcional en Los Viajes de la Nave del Misterio, una colección de destinos a los que acompañará a viajeros atrevidos por los rincones más enigmáticos del mundo, y aún sigue instalada la exposición Cuarto Milenio: una historia de miedo con piezas empleadas en su programa y un ambiente bañado en músicas creadas por él mismo.

Iker Jiménez no solo es influencer por sus 391.000 seguidores en Twitter, sino por haber abierto el concepto de “misterio” a temas muy distintos logrando llegar a un público masivo.

¿Cuándo te dio por los fenómenos paranormales?

Iba a cumplir 11 años y cogí un libro que tenía mi tío en el desván sobre los ovnis. Estaba solo en casa porque tenía fiebre y mis padres habían salido. Al abrirlo, veo que es un libro de ovnis con informes de la policía francesa. Abrí el libro justo por la historia de un niño de 10 años que había visto un ovni en Grenoble. ¡Con fotos de la propia policía! Aquello me dio tanto miedo que casi no pude dormir. 

Yo nací y vivía en Vitoria, una ciudad pequeñita donde nunca había pasado nada, y justo al día siguiente veo en el periódico “ovnis sobre Vitoria”. Mi primo me convence y vamos a preguntar al barrio donde esto se había visto, que estaba muy cerca. Y lo que me contaron personas mayores sobre ese asunto me impresionó tanto que mi primo, un amigo y yo fundamos un pequeño grupo que llamamos DISO (Documentos e Investigaciones Sobre Ovnis) y recorrimos todo aquel otoño los pueblos de Vitoria en bici hablando con más personas que dijeron en la prensa haber visto estas cosas.

Aquello marcó mi vida y ya supe que quería seguir los misterios y ser un periodista aventurero. 

Esa casualidad marcó mi vida. ¿Por qué cogí ese libro?, ¿por qué lo abrí por esa página y por qué a las pocas horas pasó algo que nunca había pasado en Vitoria?

En recuerdo de aquello, aún tengo ese libro en la mesa de Cuarto Milenio durante el monólogo con el que despido el programa. 

¿Qué asunto atrae más tu atención ahora mismo?  

Siempre me gustaron las músicas ambientales de Pink Floyd, Mike Oldfield o Alan Parsons. Las he utilizado mucho en la radio y la elección de músicas es uno de los secretos por los que he llegado tanto a la gente. Me tiene enfebrecido cómo la música cambia la conciencia y se está demostrando que hay algunas áreas del cerebro que se iluminan con el poder de la música y se produce una sinapsis cerebral. Es un lenguaje alucinante así que me he puesto a componer temas y algunos me acojonan a mí mismo. No soy músico pero he mezclado sonidos toda mi vida y mezclo voces, cruzo sonidos, deformo instrumentos o toco con sintetizador. 

Al trabajar en cómo afecta el sonido a la mente humana me estoy encontrando cosas increíbles. Desde la antigüedad, todos los ritos mágicos de conexión con “lo otro” tenían música y la siguen teniendo hoy, desde una misa hasta la brujería. 

¿Qué huella te gustaría dejar? 

Me encantaría ser influencer del entusiasmo porque ese es el tesoro que tenemos todos y mi impresión es que nos lo van minando, empleándonos siempre para estar en los mismos rollos y  nunca con nuestro potencial. La fuerza interior del entusiasmo es absolutamente liberadora y me encantaría decir: “Si yo, que no soy más que nadie, logré hacer mi sueño realidad, ¿por qué tú no?”.    

En esta entrevista, Iker nos habla de la incomprensión que a veces ha sentido en el ambiente periodístico por sus temáticas y nos cuenta los entresijos de su programa y porqué algunos temas que prometían mucho, resultaron ser “falsas alarmas”… Además, hablamos con él de las anécdotas más estremecedoras que ha vivido en primera persona y de su creencia o no de lo intangible.

 

Podrás encontrar la entrevista completa en el número de julio-agosto de la revista Influencers.

 

 

Texto: Juan Carlos de Laiglesia

Foto: Guillermo León Jiménez

Influencers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *