Godeliv: La mezcla perfecta

2 meses edad

Se contonea a la perfección sobre las pasarelas e igual de bien se desenvuelve en el cine, su otra faceta. Exótica, camaleónica, así es Godeliv Van der Brandt: una joven modelo y actriz de espíritu libre y cosmopolita. Mitad zaireña y mitad belga, posee esa belleza arrebatadora que hace a uno –o a una– girarse para volver a contemplarla. No les será difícil, quédense bien con su cara, porque esta chica promete.

Blusa cruzada de flores, chaleco naranja y short camel de ZARA. Colgante, pulsera y pendientes de ADOLFO DOMÍNGUEZ. Mini bolso de ante y cocodrilo de PEDRO DEL HIERRO. Gafas redondas con estampado de DOLCE & GABBANA by LUXOTTICA.

 

Modelo y actriz, nacida en Kinshasa (República del Congo). Siendo una niña, las cosas se pusieron feas en su país y emigró a Alicante con su familia. Años más tarde, a los 16, se trasladó a Barcelona para trabajar como modelo y estudiar Publicidad. Pronto comenzó a despuntar en la moda por sus impresionantes medidas y sus rasgos exóticos. A Barcelona le seguirían Londres, Nueva York, Miami, Los Ángeles y, actualmente, Madrid. Lo de salir de la zona de confort a ella no le cuesta demasiado. “Madrid es una ciudad fascinante, pero, como soy un culo inquieto, todo puede ocurrir.  Lo que quiero es seguir viviendo y creciendo, haciendo lo que me gusta y tener cerca gente a la que quiero y con la que soy feliz”.

Todo ese ir y venir, hoy aquí mañana allá, además de convertirla en políglota (habla inglés, francés, español, portugués y lingala, su lengua materna), la ha hecho abierta, tolerante y le ha dado una perspectiva de la vida alejada de los prejuicios y de los clichés.  Se define como “bromista, perfeccionista, a veces obsesiva y algo caótica”, aunque ha aprendido a vivir con ello, me cuenta. La suya es una mente inquieta y le gusta improvisar, la adrenalina y la naturaleza. De hecho, me cuenta que uno de sus sueños sería “emprender un negocio en el que pudiese vincularme con acciones humanitarias y el desarrollo sostenible”.

Hasta que eso llegue, desde luego, en el fashion business no le ha ido nada mal. Entre sus trabajos destaca ser imagen de Desigual, Pronovias y TCN, y fuera de nuestras fronteras para los grandes Yves Saint Laurent y Vogue. Contenta con su físico, sin complejos y orgullosa de su pelo afro, Godeliv confiesa, sin embargo, que no siempre ha sido así: “Cuando era pequeña sufrí un poco de bullying; no me sentía aceptada por ser mestiza y quería ser todo lo que no era: blanca, rubia, tener ojos azules… Hoy mi color de piel es con lo que más me identifico y con lo que representa para mí, refleja mi historia de manera inefable y es un orgullo”.

Bolero de lentejuelas plata y blusa troquelada de ADOLFO DOMÍNGUEZ. Top de encaje de CHARO RUIZ. Falda con abertura de ESCADA. Pendientes flor de metal de ZARA. Zapatos de seda rojo con broche de MANOLO BLAHNIK.

 

De las pasarelas dio el salto a las pantallas con varios papeles en ficción tras prepararse a conciencia con maestros de la interpretación como Jack Waltzer del famoso Actor’s Studio de Nueva York. La vocación, me cuenta, le viene desde bien pequeña: “Me gustaba ponerme delante de la cámara en mi casa para imitar a la gente que veía en la televisión”. Empezó en cine con Rastros de sándalo y el año pasado se estrenó en teatro con Muros, una obra que trataba la situación de los refugiados. Su último proyecto, la serie Presunto culpable, junto con Miguel Ángel Muñoz, que gira en torno a un crimen sin resolver y que pronto veremos en las pantallas.

Igual que una madre que ama a sus dos vástagos por igual, tampoco la modelo se decanta por sus dos pasiones: moda y cine. ¿Para qué elegir si puedes hacerlo todo? “Tengo la suerte de poder combinar las dos. La moda es un terreno que conozco bien, son muchos años en él y la experiencia me ha dado seguridad en lo que hago. En cuanto a la interpretación, cada día aprendo y descubro algo nuevo; los compañeros que he tenido han sido geniales y disfruto mucho del trabajo”.

“¿Y cuál crees que es la fórmula para triunfar en el cine?”, le pregunto. Suelta una carcajada. ¡Ojalá lo supiera!  No existe una fórmula perfecta. En inglés se utiliza la expresión hard work beats talent, que quiere decir “el trabajo duro vence al talento”, y creo que lo define muy bien”. Manos a la obra, ¡no hay tiempo que perder!

 

Body de punto, falda de organza y bolso de piel todo con logo de MAX MARA. Collar de bolas de TERIA YABAR. Pulsera de hoja de ADOLFO DOMÍNGUEZ. Zapatos de lame con broche de MANOLO BLAHNIK.

 

POR CURIOSIDAD

¿Qué amas y qué odias? Amo la sensación que tengo al iniciar nuevos retos. Odio a la gente codiciosa, el individualismo, el separatismo y todos esos sentimientos que desencadenan tantos conflictos y que nos impiden vernos como un colectivo.

¿Cómo te mantienes en forma? Trato de hacer deporte siempre que puedo (yoga, boxeo, running…) y, aunque no como carne, no me privo de nada.

Una rutina que no perdonas. Por las mañanas no puedo desayunar ni comer nada sin antes tomarme mi agua tibia con limón, miel, jengibre y cúrcuma (¡siempre con pajita de metal!).

¿Alguien a quien admiras? Nunca he vivido un fanatismo obsesivo con nadie; bueno, miento, con Leonardo DiCaprio sí. [Risas].

¿Qué te preocupa en el mundo? La situación ambiental. No entiendo cómo desde los gobiernos no se toman las medidas necesarias para poner límites y promover más la conciencia.

 

 

 

Texto: Miriam  Yubero 

Fotografía: Jesús Cordero 

Editor de moda: Juan Antonio Frías 

Maquillaje y peluquería: Naomi Gayoso (Talents) para ICON y TERMIX

Modelo: Godeliv Van der Brandt (TRAFFIC) www.trafficmodel.com

Influencers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *