El futuro del coche es compartido.

2 aos edad

El mundo de los coches está cambiando. El modelo de propiedad parece que será el primero en desaparecer ante el boom de los coches autónomos y de sistemas de vehículo compartido . ¿Por qué tener un coche si puedes usar una aplicación para conseguir que te lleven por una fracción del precio que cuesta comprar y mantener un coche, o mejor aún, puedes pedir un coche autónomo para que te lleve donde quieras?

El interior de los coches será vital ante la cantidad de tiempo libre de la que dispondrán los pasajeros.

Echemos un vistazo a los cambios que se avecinan:

El coche compartido está ganando popularidad. Los expertos estiman que para el 2030, un 25% de todos los km recorridos serán gracias a los viajes compartidos en coches autónomos. Ciertas startups, como Faraday Future, creen que un sistema de subscripciones es la solución. Por ejemplo, contratos que permitan a la gente usar un coche unas cuantas horas al día, o un mes entero en horarios fijos. Así, alguien que trabaje repartiendo paquetes, puede suscribirse y alquilar un coche durante su horario de trabajo.

El potencial detrás de un coche compartido puede hacer que la gente que decida comprar un vehículo lo vea como una forma de generar ingresos. Elon Musk, por ejemplo, ha dado pistas de que pretende crear una red de propietarios de coches Tesla. Estos propietarios podrían alquilar sus vehículos a cambio de dinero.

Uno de los mayores obstáculos tras esta economía compartida es que la idea de tener un coche propio está muy arraigada en la sociedad. Por ello, las compañías deben convencer a sus potenciales clientes de que en un futuro, poseer un coche será como poseer un caballo hoy en día: un lujo innecesario.

Las grandes empresas de automóviles, considerando los cambios que se avecinan como posibles amenazas, se intentan adaptar. Así, Lexus, BMW o General Motors ofrecen sus propios servicios de coche compartido.

El advenimiento de los coches autónomos, y la oportunidad de despegar las manos del volante,  dará a la gente más tiempo libre. Según Intel, tanto como 250 millones de horas al año, que traducido en dinero, podrían ser 800 mil millones de dólares en 2030, y 7 billones de dólares en 2050 generados por esta economía de pasajeros. Este enorme potencial explica por qué empresas como Apple, Amazon o Samsung están investigando este campo.

El hecho de no tener que conducir, podría hacer que el foco de atención sobre el vehículo pase del exterior al interior, ya que si se va a pasar tanto tiempo dentro de un coche, y no precisamente conduciendo, lo ideal es hacerlo lo más cómodo posible. En algunos casos esto podría convertir los vehículos casi en salas de estar con ruedas. Conceptos como coches que reemplazan sus ventanillas por pantallas de alta definición para hacer el viaje lo más placentero posible cada vez son menos raros.

Multitud de startups empiezan a dedicarse al futuro del coche, y cada vez más dinero es invertido en un futuro de vehículos autónomos y viajes compartidos.

Influencers

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *