¿Cuánto cobra un influencer de redes sociales?

3 meses edad

La profesionalización, la estandarización de tarifas y su normalización basada en métricas de impacto y parámetros objetivos son las claves de futuro para el marketing de influencia.

Uno de los principales hándicaps a la hora de llevar a cabo campañas con influencers online por parte de las empresas sigue siendo la falta de profesionalización en el sector. Hasta ahora, el marketing con personalidades de internet se ha caracterizado por la arbitrariedad a la hora de definir el coste de una campaña, dado que los influencers digitales exigen cantidades que no siempre se corresponden con su valor real de acuerdo con los parámetros del mercado.

Por lo tanto, el futuro del marketing de influencia, tal y como sostienen expertos en la materia, pasa por la normalización de las tarifas basada en métricas de impacto, así como la elaboración de presupuestos para los anunciantes con la mayor transparencia, elemento necesario para su planificación y valoración de resultados. Previamente a esto se debe hacer un análisis de mercado para analizar el potencial real de estas personalidades como protagonistas de una campaña de marketing de Influencia, pero ¿cómo? De acuerdo con parámetros objetivos que vayan más allá del número de seguidores y que detecten si estos son reales o son robots, las temáticas de su interés, el engagement, el talk rate (tasa de interacción), la media de likes conseguidos o la calidad de las impresiones.

Sobre la base de estas métricas objetivas, los negocios, sirviéndose de avanzadas tecnologías de Inteligencia Artificial, Machine Learning, analítica de datos y algoritmos, pueden determinar el precio real de mercado de cada influencer online. De este modo, se elimina el “tira y afloja” del regateo y las marcas pueden planificar sus campañas; definir -de acuerdo con su presupuesto- el alcance que persiguen con ellas y apostar por los perfiles de influencers digitales seleccionados de forma segura y con garantías fijas de retorno de inversión. Es un sistema que ya han empezado a utilizar empresas como Binfluencer, una startup española de alcance global especializada en el sector.

Un ejemplo práctico

Javier Yuste -CEO de Binfluencer– nos cuenta su experiencia y cómo la tendencia pasa ahora por el auge de los microinfluencers, que generan más calidad en las impresiones de las campañas, a pesar de tener menos seguidores: “Aunque un influencer tenga un millón de seguidores y genere 800.000 impresiones, puede que solo 200.000 de ellas sean de calidad, y que apenas 100.000 encajen realmente en el público objetivo. Sin embargo, un perfil con 100.000 seguidores, con un impacto de 80.000 impresiones y de ellas 70.000 de calidad, resulta más efectivo a la par que más económico”, afirma Yuste.

Desde la experiencia de esta start-up sostienen que el baremo de tarifas para la contratación de un influencer digital puede ir desde un mínimo de 50€ por post y 10€ por story para un microinfluencer con 5.000 seguidores hasta los 12.000€ por post y 4.000€ por story que puede llegar a cobrar un macroinfluencer con más de un millón de seguidores.

Es muy positivo, además, generar un contrato digital entre ambos que regule la relación profesional durante el tiempo que dure la campaña y que ofrezca cobertura en caso de conflicto entre el influencer online y la marca. Pasos necesarios para que el marketing de influencia sea un valor seguro y pueda proyectarse también de cara al futuro.

 

Influencers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *