Carlos Sainz ha ganado el Dakar

Carlos Sainz, aún más grande

1 mes edad

El piloto madrileño gana con 57 años su tercer Dakar, la prueba de resistencia más emblemática y dura del automovilismo.

Debe de haber pocas cosas más emocionantes que esta felicitación proveniente de un hijo que ha seguido tus pasos en la vida: “Tres Dakares, tres marcas diferentes, 57 años, misma pasión, mismas ganas, mismo trabajo, mismo sacrificio, misma motivación. El orgullo que siento como hijo ahora mismo es muy difícil de explicar por lo tanto no se me ocurre otra cosa que decir. ¡Eres el P*** AMO!”

Así ha felicitado Carlos Sainz junior, ya un piloto consolidado en la Fórmula 1, a su padre el día de su glorioso triunfo. 

En la cuadragésima temporada de su carrera deportiva desde que debutara con un Renault 5 TS en el Rally Shalymar en 1980, Carlos Sainz Cenamor (Madrid, 12 de abril de 1962), con una hernia de disco, el tendón de Aquiles reconstruido y el hombro aún doliendo por una lesión, es el piloto eterno que nunca tiene bastante. El que ha ganado con su Mini JCW BUGGY ha sido su Dakar número trece (la mejor respuesta al bulo de gafe que le acompañó en momentos difíciles de su carrera) y en el que se ha llevado su tercer tuareg de oro (los anteriores fueron en 2010 con Volkswagen y 2018 con Peugeot), además de que ya culminó en 2011 en tercera posición y subió al podio. 

Ya era el piloto más veterano en conquistar el Dakar y ahora eleva ese récord dos años más junto a un copiloto, Lucas Cruz, que suma también su tercer triunfo absoluto en equipo con el “Matador”. 

Carlos Sainz llegó maduro (43 años) a su primer Dakar en 2006, poco más de un año después de haberse retirado del Mundial de rallies WRC, que había ganado dos veces y le certificó como el mejor piloto español de rally de la historia​. Durante años fue el piloto que más puntos acumuló en el histórico del Mundial de Rally, es el que más pruebas del mundial había disputado, el tercero con más victorias y el segundo que más podios consiguió. 

En el mundo de los rallies sus logros son extraordinarios desde que se anotó un Campeonato Asia-Pacifico en la temporada 1990 (año en el que también lograba su primer título Mundial) y fue el primer piloto no nórdico en ganar el Rally de los 1000 Lagos de Finlandia, algo que no había pasado en los 40 años de existencia de esa prueba. 

Además de sus victorias, la carrera de Sainz ha estado marcada por su labor como probador de coches, desarrollando vehículos tan distintos como el Peugeot 3008 DKR o el Volkswagen Polo R WRC con el que Sébastien Ogier se anotó cuatro de sus cinco títulos. Además, es de los pocos que ha podido pilotar en circuito vehículos como el Toyota GT-One de resistencia o el Reanult R25 utilizado por Fernando Alonso en el Mundial de Fórmula 1 de 2005, privilegios que solo se brindan a un enorme piloto profesional. 

Entre sus muchos reconocimientos se encuentran la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo (del Consejo Superior de Deportes) y la Orden Olímpica del Comité Olímpico Español, pero su último triunfo en el Dakar le da todas las papeletas para el Princesa de Asturias de los Deportes, un galardón para el que ha estado nominado varias veces y que ya es un clamor en los medios deportivos. Se dice que a él, buen amigo del rey emérito, le gustaría recibirlo aunque no se le ocurriría reclamarlo porque la sobriedad y la discreción forman parte de su fórmula, como saben sus vecinos de Pozuelo de Alarcón, donde hace poco inauguró un parque deportivo con su nombre.   

 

Foto descatada: Óscar Arribas

Influencers