Blanca Romero

Blanca Romero: un alma libre

2 semanas edad

Modelo, actriz y cantante. Blanca Romero saltó a la popularidad durante su relación con Cayetano Rivera. Pero rota la relación y casi 20 años después, conserva el interés de la prensa y de los directores de casting. Más aún desde que su hija mayor, Lucía Rivera, se ha convertido en modelo. Madre e hija desfilan y trabajan juntas en distintos proyectos. Uno de ellos es el de Centros Único, la cadena de clínicas de estética con marca de cosméticos CUBE, de la que son imagen y ‘clientes favoritas’.

Blanca vive en Gijón con su hijo pequeño (Martín) y allí ha mantenido el confinamiento. Una de las tareas que se ha impuesto ha sido la de recopilar canciones compuestas hace años… No nos extrañaría que su proyecto musical (y tal vez su apodo, La Perra) revivieran. Tiempo al tiempo.

¿Qué te ha aportado el confinamiento?
Más tiempo con mis hijos y más imaginación para contar cuentos. Martín y yo empezamos una historia superchula con unos personajes que están cada uno en un extremo (para definirlos mejor), y fue supergracioso. Uno de ellos es Martín y así podía intervenir en la historia según lo veía
oportuno.

¿Cómo has cargado tu energía sin poder ir a la playa?
Sabéis que a mí me encanta el surf. Cuando estuve en Cantabria en un campeonato de surf, skate y snow, un profesor de gimnasia funcional nos dio un taller en la playa. Nos lo daba a todos, en grupo, con niños. Fue genial. Pensé que qué pena que este entrenador no esté en Gijón, donde
vivo. Pues mira tú por donde que con el tema de la cuarentena me escribió y me preguntó si quería entrenar con él online y acepté feliz. Quería hacerlo con Martín. Nos propusimos el reto de la cuarentena y nos puso a los dos súper en forma. Él se llama Víctor Calvo (@soulserviciodeportivo).

El lugar de tus sueños.
Una casita en la playa del Caribe, toda de madera blanca, con lienzos de muchos colores, sábanas de seda, toallas de algodón 100%, mantas de cachemire para taparme en la noche, una ola perfecta enfrente y sartenes maravillosas para cocinar sano… Entonces seré vegana.

Tu canción.
Una nana que compuse hace años, Castillos de arena. Hace poco encontré algunas de las canciones que había compuesto (no todas, aún perdí unas cuantas) y he decidido intentar recuperar todas. Las que tengo, las subí a SoundCloud porque me parece un mal gesto por mi parte no compartir
mi música si algún día me muero (que no creo, pero por si acaso). Quiero que queden fuera del cajón, sonando libremente. Me gustaría terminar lo que empecé y grabar las demás que están en mi memoria. Una vez que esté todo al día y en orden, volveré a componer.

Tu mantra.
Paciencia a nivel Dios.

Tu olor.
El del jazmín. Y para el verano, el de los cítricos.

Tu última carcajada la provocó…
Martín, que es muy célebre. Es un niño con muchísima energía y un poder de transmisión bestial. Si está feliz, todos a su alrededor ríen y están felices. Lleva un gran cómico dentro. Lo malo sabéis que es, ¿no? Que cuando está enfadado… pues eso.

Tu último libro.
Me encantó Diosas de Hollywood y me sentí tan identificada con Ava Gardner… Lloré con Rita y me apasionó lo de los tantísimos maridos de Elizabeth Taylor. Es un libro muy, muy bonito. Lo recomiendo.

La película de tu vida.
El guardaespaldas. No sé si es porque era la única que tenía a mano cuando viví en Japón, como modelo. La vi… pues puede que 25 veces. Como serie me gustó mucho Big little lies. Nicole
Kidman está increíble.

Si fueras un personaje de ficción serías…
Cat Woman. De hecho siempre quise disfrazarme de ella en Carnaval. Es más, el siguiente, lo hago.

Un aprendizaje.
Estoy aprendiendo a decir “sí”. Lo primero que respondo a cualquier propuesta, sea lo que sea, es “no”. Después lo sopeso, lo valoro bien, lo analizo y ya si acaso llamo de vuelta y contesto un “sí” (muy rara vez). Soy así para todo, hasta para ir a beber sidra. Estoy intentando dejar más espacio
al exterior para que me pasen cosas.

 

 

Por Coché Echarren

Foto: Valero Rioja

Coché Echarren