Amonestada por publicidad encubierta

Autocontrol amonesta a la influencer Paulina Erikson por publicidad encubierta

3 semanas edad

Paulina Erikson ha sido amonestada por Autocontrol, el organismo independiente de autorregulación de la industria publicitaria en España. La causa: alabar las características de unos auriculares inalámbricos en su cuenta de Instagram.

La influencer sueca asentada en Marbella, Paulina Erikson, ha recibido una amonestación por parte de Autocontrol, asociación sin ánimo de lucro integrada por profesionales del sector que desde 1995 vela por “una publicidad responsable: veraz, legal, honesta y leal”.

El origen de este “tirón de orejas” es un post que Erikson subió a su perfil de Instagram, en el cual hablaba de los beneficios de unos auriculares inalámbricos de la empresa de origen sueco Urbanista, los cuales aparecen en sus oídos mientras usa su móvil para escuchar música.

Son tres los supuestos que, para Autocontrol (recogidos en la norma 13 de su código), debe cumplir una publicación para ser considerada publicidad encubierta. Para empezar, el  mensaje sometido a análisis “debe perseguir una finalidad publicitaria o un propósito promocional”. Asimismo, tal finalidad o propósito publicitario debe no estar “claramente identificable por el público destinatario de la publicidad”. En tercer lugar, debe no incluir “ninguna advertencia que informe de forma explícita y suficiente al público de los consumidores de aquella finalidad”.

 

Advertencia “insuficiente”

Tras la denuncia, presentada de forma particular por Transfronteriza ASA, los expertos de Autocontrol han establecido en su análisis que se cumplen los tres requisitos, a pesar de que la influencer, tras varias solicitudes, añadiese finalmente el hashtag “#ad” (“anuncio”) en su publicación.

El jurado considera “insuficiente” tal advertencia, puesto que “si bien con ella se informa claramente de la naturaleza publicitaria del mensaje, su ubicación al final del texto y no al inicio del mismo o en el título de la imagen publicada, hace que quede diluida entre el resto de indicaciones incluidas por la influencer, provocando que pueda  pasar fácilmente desapercibida para los destinatarios”.

Tal y como recuerda Autocontrol, su amonestación no conlleva ningún tipo de multa monetaria ni penalización, pero sí que abre el camino hacia un marco legal: “Este  dictamen se emite únicamente con la información aportada por el solicitante, careciendo de cualquier naturaleza de carácter vinculante. El dictamen expresa el parecer del jurado sobre la corrección deontológica de la publicidad sometida a su análisis, el cual, como es habitual, queda sometido a cualquier otro mejor fundado”.

Se trata del primer dictamen de Autocontrol hacia una instagramer, y en el futuro se podría extrapolar hacia cualquier influencer de esta o cualquier otra red social. 

 

Por Jesús Casañas

Foto: Nicolas Delvalle (Flickr)

 

Jesús Casañas