El 5G nos obligará a un ajuste de canales de TV

3 semanas edad

El 14 de noviembre se iniciarán las revisiones de antenas comunitarias en más de 1.400 municipios españoles, incluidos los de Madrid y Cataluña.

Descargarse una lista de Spotify en menos de un segundo, poder enviar o recibir mensajes de WhatsApp aun estando en un gran festival rodeado de miles de móviles en funcionamiento, bajarse una película de Netflix en apenas cuatro segundos… Es solo parte de lo que traerá consigo la tecnología de quinta generación (5G), para la que hace tiempo que se está preparando el terreno. Entre esos preparativos se encuentra el del próximo día 14, cuando comienza la segunda fase del llamado segundo dividendo digital, en el que más de 1.400 municipios de Madrid, Canarias, Cantabria, Cataluña y algunos municipios de Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Castilla y León tendrán que mover los canales de TDT de la banda de 700 MHz a la banda de 600 MHz (de 470 MHz a 694 MHz), para liberar unos 100 MHz (de 694 MHz a 790 MHz) y poder efectuar el despliegue de la red 5G.

Esta reorganización del espectro radioeléctrico es la segunda parte de un proceso que comenzó a principios de este año y que, como explica Pere Tuset Peiróprofesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC, consiste en cambiar la cabecera TDT ubicada en las zonas comunes de los edificios si es necesario y resintonizar los televisores para que encuentren los canales en las nuevas bandas. El proceso terminará en junio de 2020 con el apagado de las emisiones en las frecuencias antiguas. «A partir de ese momento, se podrá convocar la licitación que permitirá asignar porciones de esta banda a los operadores de telecomunicación interesados en disponer de ellas para prestar los servicios 5G», señala el profesor Tuset Peiró, director del máster de Industria 4.0 de la UOC.

Sin embargo, habrá que aguardar un poco más para poder usar la tecnología 5G. «A pesar del revuelo mediático de los últimos años debido al afán de marketing de los operadores móviles, hoy en día la tecnología 5G aún está en fase de estandarización y desarrollo. Esto implica que los pilotos que se han anunciado hasta la fecha utilizan solo una parte de la tecnología de acceso radio utilizando la banda 3.7-3.8 GHz que ya está disponible para los operadores. Es el caso de Vodafone, que anunció el despliegue de la red 5G el verano pasado en espacios estratégicos de grandes ciudades como Madrid o Barcelona», explica el catedrático Xavier Vilajosana, también profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.

Paso a paso

La liberación del espacio ocupado por la TDT a otra banda es solo uno de los pasos necesarios para la llegada de la tecnología 5G, que incluye el rediseño completo de la red celular para poder satisfacer las necesidades que las nuevas aplicaciones necesitan y que no se pueden cubrir con la tecnología 4G actual. Pero nos encontramos aún en el principio del camino. «Ahora mismo aún estamos pendientes de que la 3GPP (3rd Generation Partnership Project), la organización internacional encargada del desarrollo de los estándares de comunicación móvil, publique la última versión del estándar, que se espera para mediados del año que viene. A partir de aquí, los fabricantes tendrán que sacar equipos de red y móviles compatibles, y los operadores tendrán que desplegar redes piloto que soporten estas capacidades y sirvan para testear su funcionamiento en entornos reales. Así pues, no se espera ver las primeras redes 5G reales hasta finales de 2022 o principios de 2023», señala Pere Tuset Peiró.

Será entonces cuando comience el despliegue masivo de la tecnología en el mercado, que se alargará en función de la demanda de los usuarios y de la capacidad de inversión de los diferentes operadores. Como ejemplo, el profesor Xavier Vilajosana, investigador principal del grupo Wireless Networks (WiNe) del Internet Interdisciplinary Institute (IN3), apunta a la tecnología 4G, que se lanzó al mercado a finales de 2013 y hoy en día aún hay sitios donde no existe cobertura debido a la baja demanda y el elevado coste que comporta el despliegue y el mantenimiento de la red, que hacen que sea inviable económicamente.

El Internet de las cosas

Cuando llegue, la prometida revolución se traducirá en distintas mejoras. Para los usuarios de a pie, el cambio principal estará en la capacidad de descarga de información y en el número de dispositivos conectados. Como explican los profesores de la UOC, el ancho de banda pasará de 1 Gbps a 20 Gbps, lo que permitirá soportar un mayor número de usuarios conectados con velocidades de descarga muy superiores a las actuales.

Pero esta no es la única ventaja de la tecnología 5G. La diferencia principal respecto a la tecnología 4G actual será la capacidad de comunicar objetos de manera autónoma, lo que se conoce como Internet de las cosas. «Esto incluye dispositivos que requieren comunicaciones masivas de baja capacidad, como sensores desplegados en ciudades inteligentes, o dispositivos que requieren de comunicaciones de baja latencia y muy fiables, como en el caso de robots autónomos en fábricas o vehículos autónomos en ciudades», señala el profesor Pere Tuset Peiró, también investigador del grupo WiNe del IN3.

En concreto, la tecnología 5G permitirá que las siguientes innovaciones sean una realidad:

– eMBB (evolved mobile broadband): permite la transmisión de gran cantidad de datos de manera simultánea (hasta 20 Gbit/s de velocidad pico). Este tipo de comunicación es útil para la transmisión de vídeo de muy alta definición, igual que cuando el número de dispositivos que hay que conectar en una misma área de influencia es muy elevado y transmiten información de manera constante.

– URLLC (ultra-reliable and low-latency communications): permite ofrecer comunicaciones de muy baja latencia (por debajo de 1 milisegundo) y de muy alta fiabilidad (99,999 % de disponibilidad y fiabilidad de las comunicaciones). Este tipo de comunicaciones permiten equiparar la tecnología 5G a las prestaciones que hasta hoy solo se podían alcanzar mediante cables.

– mMTC (massive machine type communications): permite ofrecer conectividad a un número muy elevado de dispositivos conectados de manera simultánea. Este tipo de comunicaciones son necesarias cuando, por ejemplo, un elevado número de sensores se concentra en un área determinada. Aunque cada sensor no transmita una gran cantidad de información individualmente, todos los sensores de manera agrupada pueden generar una alta demanda de transmisión de datos.

 

Fundación para la Universitat Oberta de Catalunya

Influencers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *