Paula Echevarría

Paula Echevarría: “Vivimos en un cambio permanente, eso es lo bonito de la vida”

3 meses edad

Ya sabemos que lo vende todo, que si lleva un abrigo en su Instagram, el abrigo se agota en las tiendas, y que si ella recomienda un producto, será el próximo best seller. Desde que es imagen de Pantene, su larga cabellera está en el centro de quienes la imitan. Paula Echevarría nos habla de sus pequeñas cosas y de esos trucos de belleza que tanto valen. Por lo demás, seguro que estás acostumbrado/a a verla: la ganadora de un Fotograma como mejor actriz de televisión por su trabajo en la serie Velvet, divorciada de David Bustamante, es cara habitual en la televisión y en las revistas. 

Un pensamiento cuando todo parece torcerse 

¡Ya se enderezará! Soy muy positiva y en todo momento intento mirar hacia adelante… Vivimos en un cambio permanente, eso es lo bonito de la vida. A veces da vértigo, pero siempre hay ventanas cuando parece que todas las puertas se han cerrado.

Esa cosa simple que mejora tu humor 

Una quedada de amigas. Siempre he dicho que debería recetarlas el médico. La mejor medicina es reírme con ellas, hablar de todo y de nada, da igual. El simple hecho de estar juntas ¡me da pilas para rato!

Tu último estilismo

Anteayer, para la entrega de unos premios, me puse un vestido largo negro muy de princesa, con bien de tul y bien de brillo… [risas].

Tu última carcajada

Fue hace nada, viendo Si yo fuera rico. ¡Hacía mucho tiempo que no me reía tanto! Es una película que te mantiene con un buen rollo constante, hay situaciones en las que no puedes parar de reír. 

Un libro 

El Alquimista. He aprendido muchas cosas con él hace muchísimos años, cosas que he aplicado cuando las he necesitado y que me han venido muy bien.

Tu olor, tus perfumes 

Mis perfumes son Paula, Paula L’eau, Paula Sensuelle y Paula Coral… Los he creado yo así que, imagínate si son mis favoritos. 

 

 

>>Encontrarás la entrevista completa con Paula Echevarría en el número de enero 2020 de la revista Influencers.

 

 

Por Coché Echarren

Coché Echarren