José Mota para revista Influencers

José Mota: “El humor tiene que ser provocador”

4 semanas edad

Su humor no solo divierte sino que ilustra sobre la Historia y reivindica a los viejos y a los pueblos olvidados por la ciudad. Mota es un manchego recio y bien informado que rinde homenaje a sus predecesores en el humor. Prodiga sus elogios sobre “la otra generación del 27” (Neville, Mihura, Tono, Jardiel) y su continuación en Álvaro de Laiglesia y La Codorniz. Cuando comienza a correr esta grabación, recuerda las décadas de los 80 y los 90, cuando Cruz y Raya grababa en los estudios Buñuel de TVE. “Cuando eres joven tienes la sensación de que siempre es ahora, de que el después no llega nunca. El tiempo no te atropella como de mayor, cuando parece que pasado mañana ya es hoy…” 

 

Hay cosas que no cambian. Tú sigues fiel al humor blanco.  

Es por decisión personal. No me apetece hincar el diente en cuestiones privadas de nadie o mendigar una risa a cambio de hacer eso, porque no tengo ningún derecho. Cuando hago un chiste quiero tener la sensación de que estoy construyendo y no destruyendo, aunque el chiste esté cargado de retranca. Como dice mi amigo Luis Piedrahita con mucha razón, el humor un “arma de construcción masiva”, para curar heridas y no para abrirlas. Todos recordamos cómo Miguel Gila era capaz unir a dos Españas rotas. Al menos mientras escuchaban sus monólogos, España era una.  

Pero blanco no significa neutro sino libérrimo, porque desde el humor tocas temas muy sensibles: los bancos, el paro, la tercera edad…  

El humor tiene licencia para meter el dedo en la llaga sin hacer tanta pupa, como una vaselina. Para no crear crispación es igual de importante lo que dices y cómo lo dices. El humor tiene que ser provocador pero para crear una disputa sana, que sirva para edificar. Para mí no vale todo. Ahora, si me preguntas “¿tú pondrías prohibidos al humor?”, te diría que ninguno. El humor debe ser libre, nos hace libres y la libertad es lo contrario al miedo. El humor se lleva muy bien con los espacios claros y no creo que deba tener prohibidos. Luego cada uno tiene sus códigos éticos, pero nada más.

Una de tus obsesiones, a juzgar por los sketches, es la España rural.   

España ha cometido el pecado de dar la espada al mundo rural y al  maravilloso legado de los abuelos, de esos irrepetibles padres y esas mujeres que han dado la vida en la más absoluta discreción y sus enseñanzas, a esa manera de entender el mundo que nos legaron. Mis padres ya no están, pero saben que yo he besado por donde han pasado, he abrazado sus problemas, sus experiencias, me he empapado de lo que me contaban y lo que han vivido hasta por egoísmo, porque si la raíz de nuestro ayer es más profunda nuestro presente se fortalece. 

 Se le dio la espalda a ese legado por un puñado de promesas vacías que nos brindaba la ciudad. En los 80, cuando se estableció la clase media en este país, todos pertenecíamos a una ciudad. ¿De dónde eres? Bueno… de Madrid. Pues no, tú eres de un sitio maravilloso, de un sitio pequeño como en mi caso, que he nacido en un maravilloso pueblo que se llama Montiel cuyo “no ruido” me deja escuchar cosas que el ruido de la ciudad no me deja oír. En lo pequeño se esconde lo grande, y si eres observador, los patrones de conducta de la gente en una población pequeña se repiten en una grande, paro ahí se dan con una limpieza y sin ruido que te enriquece de una manera más pura. Eso me ha aportado vivir en un pueblo como Montiel. Me ha facilitado una toma de tierra muy sólida con el pueblo. Por eso en parodias como la de Blasa, la viejecita del pañuelo negro, cuando hablaba con Punset del espacio y el tiempo, la vieja le decía cómo ella había descubierto que el espacio era curvo y otras cosas. 

 

¿Qué le hace enfadar y qué le hace reír a José Mota? ¿Cómo prepara una imitación? ¿Quiénes han sido sus referentes? 

>> Podrás leer la entrevista completa en el número de noviembre-diciembre de la revista Influencers.

 

La noche del 31 de diciembre podremos ver en La1 el especial Nochevieja “31-D, un golpe de gracia”. Un especial en el que José Mota y su equipo llevan trabajando muchos meses, poniendo mucho mimo, dedicación, trabajo y sobretodo… mucho humor. ¡Feliz 2020!

 

Influencers